Seleccionar página

El queso de cabra gratinado con calabacín es una receta sin duda deliciosa para que tus hijos coman más verduras.

Puedes acompañarla con carnes o pollo y demostrar lo buen cocinero que eres. Encuentra en este artículo varias recetas de gratinado de calabacín y queso para compartir con tu familia.

Opción 1. Medallones de calabacín y queso

Perfecto para preparar en una cazuela de barro y comer apenas se saca del horno o también se puede dejar listo para comer en cualquier momento.

Ingredientes

  • 2 kg de calabacines.
  • 100 gramos de queso gruyere rallado.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • 4 cucharadas de pan rallado.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 pizca de nuez moscada.

Pasos a seguir

  • Pela los calabacines y córtalos en tiras muy finas.
  • Llena un cazo con agua y pon también un poco de sal y llévalo al fuego.
  • Cuando rompa a hervir, introduce los calabacines y cocínalos durante 5 minutos, para que queden tiernos pero que no se rompan.
  • Escurre con un colador.
  • A continuación, engrasa con un poco de aceite una fuente resistente al horno y dispón los calabacines formando una capa.
  • Espolvorea nuez moscada.
  • Rodea con una capa de calabacines los medallones de queso de cabra.
  • Continua así hasta terminar con los ingredientes.
  • Precalienta el horno a 180°C.
  • Coloca en el horno durante 15 minutos para que se gratine.
  • Retira del horno y espera unos minutos para que se enfríe y luego sirve.

 

Opción 2. Gratinado de calabacín ecológico y queso

Necesitas

  • 700 gramos de calabacines.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cebolla.
  • 2 cucharadas de aceite de oliva (50 ml).
  • Dos cucharadas de mantequilla (30 g).
  • 2 cucharadas de harina (30 g).
  • 1 y ½ taza de zumo de calabacín (375 ml).
  • ¼ taza de leche (65 ml).
  • Pimienta blanca molida.
  • 2/3 taza de queso parmesano rallado (85 g).
  • 1 pizca de nuez moscada.

¿Cómo se prepara?

  • Pela los calabacines y también córtalos en rebanadas.
  • Colócalos en un colador con sal y deja reposar 20 minutos con un recipiente debajo para juntar el jugo.
  • Corta la cebolla y saltéala con aceite de oliva unos 3 minutos, a fuego moderado.
  • En otro cazo, derrite la mantequilla y añade la harina, removiendo con cuchara de madera, echa después el jugo de calabacín y la leche.
  • Sigue revolviendo hasta que rompa el hervor y cocina 2 minutos más.
  • Coloca el queso parmesano rallado, la cebolla salteada, la sal, la pimienta y también la nuez moscada, integra todo muy bien.
  • Engrasa un molde para horno con aceite y haz una capa de calabacines.
  • Vierte la salsa y arma otra capa de calabacines.
  • Espolvorea con más queso parmesano (puede ser mozzarella).
  • Enciende el horno a 200°C y cocina unos 20 minutos para que el queso se gratine y además quede dorado.
  • Retira del horno, deja que se enfríe un poco, corta en porciones y listo, todos a la mesa.